El villano abofetea el halo del protagonista

VSPH Capítulo 13

Cap 13 | Arco 1.

En París, Huo Qing miró con un rostro sombrio las fotos en la pantalla que Wang Zong acababa de enviar. Sus ojos oscuros brillaban como una hoja afilada.

La escena de la foto era muy caótica. Se podia ver que era una habitación privada en un bar. La atmósfera obscena formada por las caóticas siluetas desnudas y la ropa hecha jirones que casi se precipita fuera de la pantalla de la computadora. No reconocia a nadie del lugar, a excepción de un adolescente con gafas. Parecía tener sólo dieciséis o diecisiete años. Sus rasgos faciales eran inmaduros y jóvenes, con cierta confusión e inquietud en su expresión al ser presionado en el sofá por un hombre con el torso desnudo.

Así era cuando Su Su era joven, un grupo de hombres le arrancó la ropa, le dieron medicamentos y se tomaron innumerables fotografías sucias cuando estaba inconsciente. Estas fotos desagradables incluso fueron enviadas a la oficina de su padrastro Jiang Zhaolin.

Anna no estaba al tanto del incidente. Jiang Zhaolin organizó que Yan Su abandonara la escuela y lo llamó al estudio durante dos horas. En ese momento, Jiang Yang estaba a punto de tomar su examen de ingreso a la universidad, pero casi se rompe el brazo para salvar a Yan Su. Junto con estas fotos repugnantes, uno podría imaginar cómo Jiang Zhaolin regañó a Yan Su durante esas dos horas. Después de todo, era solo un hijastro irrelevante.

Esto fue un duro golpe y una vergüenza para Su Su, que era solo un niño en ese momento. Huo Qing se sintio desconsolado cuando pensó en eso.

“Encuentra a todas esas personas, incluido Jiang He”. La ira incontrolable de Huo Qing se reflejaba en su tono.

“Sí, jefe, ya estoy en ello”. Wang Zong dijo por teléfono.

Huo Qing colgó el teléfono y miró las fotos en silencio. En este momento, su cerebro estaba hirviendo, pero sus ojos estaban muy fríos con una aterradora intención asesina.

Al mediodía, Nie Jia almorzó con el rostro pálido y luego asistió a un seminario por invitación del Hospital General. No estaba interesado en este tipo de tratamiento médico atrasado en un mundo ordinario. Simplemente encontró algo con lo que ocuparse.

Ya era de noche cuando terminó el seminario. Nie Jia estaba de mal humor. Después de regresar, se fue a la cama sin siquiera cenar, como un pescado salado[1] que ha perdido el sueño.

[N/T: Pescado salado, es una jerga china para definir a alguien que no hace nada o directamente alguien inutil.]

Estaba de mal humor, y el sistema estaba preocupado por su dolor de estómago desde la mañana, y le había estado gritando que fuera a comer, pero Nie Jia lo bloqueó por completo.

Se envolvió en un rollito de primavera y se durmió.

No sabía cuánto tiempo habia pasado antes de que Nie Jia fuera despertado por una serie de crujidos provenientes de pasos. Por un momento se sintio confundido y luego recordó que Jiang He dañó la cerradura de su puerta durante el día y no tuvo tiempo para repararla. Cualquiera podía entrar y salir de su habitación. Quizás fue Anna, pensó Nie Jia inconscientemente. Sintió que el colchón se hundía a su lado, y luego una cálida palma cayó suavemente sobre su cabeza.

Se despertó de repente, tiró la colcha y se sentó, mirando a la persona que lo rodeaba con incredulidad.

“¿Te desperte?” Huo Qing miró el rostro pálido pero hermoso de Nie Jia con una ternura inigualable.

Nie Jia era como un animalito sin ningún lugar a donde escapar, sus oídos estaban alerta y estaba un poco cauteloso y sorprendido. “¿¿Po .. porqué est … ¿No vendrías en unos días?”

“Pensé que no podrías soportarlo, así que regresé con anticipación”. Huo Qing tomó la mano de Nie Jia, besó suavemente en el interior de su muñeca y luego tiró a la persona en sus brazos, abrazándolo con gentileza.

Nie Jia miró la hora. Eran las diez de la noche. Son unas doce horas en viajar desde París a la ciudad de Yue. Eso significaba que Huo Qing regresó inmediatamente después de la videollamada por la mañana.

Por una vez, no supo qué decir. Primero sintió sorpresa y luego una leve felicidad, fue tan agradable que no se sintiera disgustado por su comportamiento violento. Nie Jia movió un poco temblorozo los brazos, su respiración se aceleró un poco, tratando de abrazarlo.

En este momento, Huo Qing dijo con una voz profunda en su oído: “Estaba muy preocupado por ti”.

Nie Jia se movió, y su brazo recién levantado fue bajado nuevamente. Bajó la cabeza y enterró su rostro en el cuello de Huo Qing, riendo un poco con autocrítica. “Lo has visto todo, puedo protegerme bien. Nada de que preocuparse”.

“Por supuesto, esto es algo bueno”. Huo Qing notó la extrañeza en su tono y soltó su mano. Mirando al joven perdido a través de la tenue luz de la luna. No pudo evitar tocarse la frente, besar sus cejas y luego volver a abrazar ansiosamente a la persona en sus brazos. “¿Pero si no fuera Jiang He? Si fuera alguien más que tenga la capacidad de lastimarte, solo pude ver cómo te acosaban …” Apretó los dientes. “Nunca más te dejaré solo. Estaré contigo dondequiera que vayas, en un lugar donde puedas verme siempre que mires hacia atrás”.

Nie Jia fue estaba tan sorprendido que no reaccionó. Por un segundo, sintió que lo había entendido mal.

“Nadie puede intimidarme. ¡Les romperé el cuello!” Ya no contuvo su propia hostilidad y dijo las palabras feroces y crueles que antes flotaban en su cabeza, pero de repente fruncio el ceño, no pudo controlar sus lágrimas. Se agarró al cuello de Huo Qing, apretando los dientes y comenzó a llorar.

“Está bien. Está bien.” Huo Qing abrazó el cuerpo que temblaba suavemente, le dio unas palmaditas en la espalda con ojos angustiados y consoló suavemente a Nie Jia.

En los mundos anteriores, Nie Jia siempre había creído que sería sentenciado a muerte cuando terminara el ciclo de reencarnación y que su vida terminaría por completo. Recordó a Shi Chen innumerables veces. Aunque se amaban descaradamente, él nunca había dicho una palabra. No tuvo el coraje de perseguir audazmente a la persona que le gustaba. Fue el último arrepentimiento de Nie Jia. No había posibilidad de redimirse.

Incluso cuando se enteró de que Shi Chen estaba haciendo todo lo posible para salvarlo, e incluso había pirateado el sistema del equipo de la fiscalía para estar a su lado, Nie Jia se sintio incómodo porque ya no era amable y dócil. No le temía a la muerte, pero temía que a Shi Chen le importara y odiara este cambio en él.

Pero ahora, Nie Jia finalmente entendió que había subestimado el amor de Shi Chen. Y se dio cuenta de que la persona que no amaba lo suficiente era él, por lo que se había preguntado si la otra parte no era lo suficientemente firme. Era demasiado egoísta y despreciable. Para evitar que lo lastimaran, Shi Chen incluso corrió el riesgo de ser investigado y manipulado el sistema de detección de personalidad del equipo de la fiscalía para acudir a él. Él mismo solo había evadido y no se atrevió a responder positivamente a sus sentimientos. ¡Qué cobarde!

“Gracias por estar dispuesto a amarme y salvarme”. Nie Jia gimió en represión.

Huo Qing sonrió suavemente, “Tú eres mi salvación”.

El sistema se tapó la boca mientras lloraba. 【 ¡¡Uhhhh!! Demasiado conmovedor … Estoy tan conmovido … Aunque no quiero molestarlo, Sr. Nie, debo recordarle que el director ha capturado a Jiang He.】

Después de que el estado de ánimo de Nie Jia se estabilizó, Huo Qing se levantó, lo lavó con una toalla tibia y se secó la cara cubierta de mocos y lágrimas. Nie Jia se acostó en la cama con los ojos cerrados y obedientemente dejó que Huo Qing lo limpiara. La punta de su nariz y el final de sus ojos estaban todos rojos, como un niño inocente que habia sido intimidado.

“Es tarde, vamos a dormir”. El corazón de Huo Qing estaba cubierto de neblina y tocó los ojos rojos de Nie Jia con lástima.

Nie Jia abrió los ojos, sus emociones estaban nerviosas porque ya tenía sueño. Tomó la mano de Huo Qing y dijo en voz baja: “¿Qué hiciste con Jiang He? Estaba tan asustado por la mañana que no se atrevió a venir a molestarme de nuevo”.

Las cejas de Huo Qing saltaron, no quería decírselo.

Nie Jia insistió, “¿Sabes lo que pasó en el bar hace doce años, verdad?”

Jiang He se encargó de decir todo hoy, y Huo Qing escuchó todas esas palabras sin perderse nada. ¿Cómo podía ser indiferente?

Al ver que los ojos de Huo Qing se volvieron un poco sombríos, Nie Jia se inclinó hacia adelante y se puso sobre sus hombros con una pequeña sonrisa y dijo: “De hecho, no es nada. Todos estaban posando solo para las fotos. No fui intimidado. Jiang Yang solo quería tomar algunas fotos para mostrar a Jiang Zhaolin. Es solo que realmente no me afectó”.

La cara de Huo Qing todavía estaba verde, “No te preocupes por este asunto. Incluyendo a Jiang Yang, déjame que me encargue, ¿de acuerdo?”

“Libera a Jiang He. Si quieres quedarte sin aliento, puedes golpearlo primero. Te aseguro que se ocuparán de ellos lo antes posible y nunca se involucrarán con nosotros”. Nie Jia sopló suavemente en su oído. “Entonces, casémonos”.

Las pupilas de Huo Qing se tensaron, miró a Nie Jia como un lobo: “Dilo otra vez”.

Nie Jia sonrió, “Te estoy pidiendo que te cases conmigo, ¿Necesito arrodillarme?”

La respuesta de Huo Qing fue un beso feroz que casi dejó a Nie Jia sin aliento. Empujó a la persona en la cama y lo intimidó suave y autoritariamente. Nie Jia de repente recordó algo cuando fue reprimido y jadeó levemente: “La cerradura de mi habitación está rota, en caso de que mi madre entre …”

Huo Qing tiró su chaqueta de traje, envolvió las rodillas de Nie Jia con los brazos y abrazó a la persona, caminando directamente hacia el baño. Puso a Nie Jia en el lavabo, luego pateó la puerta y abrió la cerradura, y sentó a Nie Jia al lado del espejo. Tiró de Nie Jia lentamente en sus brazos y dijo: “Ahora está cerrado”.

Nie Jia se rió, envolvió sus brazos alrededor del cuello de Huo Qing y lo besó. Luego rápidamente cayó sobre él.

Al día siguiente, Jiang Yang se ocupaba de asuntos comerciales en la oficina. Estos dos días de rumores lo dejaron agotado, dedicó mucho esfuerzo y sin embargo no pudo aclararlo por completo. Había tantas cosas en la empresa que estaba demasiado ocupado para ir a casa durante una semana y dormir bien. Meng Qian estaba muy angustiado por Jiang Yang. Recientemente, en la galería no había nada que hacer, por lo que hacía tres comidas al día y se las llevaba a Jiang Yang para que lo acompañara en la empresa.

Después del almuerzo, Meng Qian estaba en el escritorio de Jiang Yang dándole fruta y acompañándolo a cotillear mientras hacía negocios.

De repente, una fuerza fuerte empujó violentamente la puerta de la oficina de Jiang Yang, y dos figuras entraron. Entre ellas, la secretaria seguía inclinándose y disculpándose: “Lo siento, presidente … Él … quería entrar. No pude pararlo …”

¿No fue solo Jiang He quien acababa de ser liberado por Wang Zong?

“Está bien, sal primero”. Meng Qian miró a Jiang He con disgusto, luego arrojó el tenedor de nuevo al plato y le dijo a la secretaria.

La secretaria asintió temblorosa, salió y cerró la puerta.

Jiang Yang miró hacia arriba y frunció el ceño con impaciencia, “¿Qué estás haciendo aquí con este aspecto?”

Jiang He estaba sucio y tenía manchas secas de hemorragias nasales. Obviamente era la apariencia de alguien que fue golpeado. Especialmente todo el globo ocular de su ojo derecho, que estaba inyectado en sangre, rojo y parecía aterrador. Caminó hacia el sofá y se sentó, jadeando: “Fui despedido por Qin Yiran, ¿no lo sabes? ¿Todavía tienes tiempo para divertirte en la oficina?”

⪡Cap 12⪢ ⪡T.D.C⪢ ⪡Cap 14⪢

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s