Tragando mares | Tun Hai

TUHA Capítulo 1.2

Capítulo 1.2: Como mis propias palabras para la cena.


Un año después.

Myanmar, Estado de Shan.

*  

La luz del sol de la madrugada bañaba una pequeña ciudad fronteriza; su mercado se está volviendo cada vez más animado con tiendas que venden huesos de tigre, jade falso, paquetes de heroína llenos en más de la mitad de lima y bolsas de metanfetamina de las cuales en realidad dos tercios eran caramelos, abriendo las cortinas una tras otra … Las prostitutas que habían terminado su trabajo por la noche pasaban por el mercado en pequeños grupos, envueltas en el olor de perfumes baratos, cosméticos, alcohol y el hedor del sudor; sus carcajadas llenaron el mercado.

“¡Jefe-Qin!” Una mujer de ojos penetrantes le movió seductoramente la cintura y le hizo reír: “¿Cómo va el negocio? ¿Quieres venir a visitarnos esta noche?”

El jefe-Qin se puso un par de gafas de montura de plata que le hacían parecer muy académico y refinado , llevaba una camiseta, pantalones cortos, y un par de sandalias. Estaba descansando en una tumbona[1] junto a la entrada de su tienda, leyendo un libro con un cigarrillo posado entre un par de dedos largos y delgados.

El letrero junto a él detallaba la línea de negocio de la pequeña tienda: amuletos, muñecas kuman[2], embotellamientos[3] hechos con magia negra y varios tipos de artesanías encantadas. La tienda estaba intercalada entre una tienda mayorista de efedrina a la izquierda y un fumadero de opio a la derecha. Era como una corriente clara de literatura y arte en medio de la basura.

“Apenas puedo llegar a fin de mes, ¿Cómo podría atreverme a molestarlos a todos?” El jefe-Qin enarcó en broma esas cejas llamativas y sonrió perezosamente: “Hablemos de ello en otro momento”.

Las mujeres se rieron y comenzaron a empujarlo juguetonamente: “¡No cobraremos nada si Jefe-Qin viene a jugar!”

“No solo no te cobraremos, ¡incluso te pagaremos !”

“Vamos, vamos ~”

Los vendedores en el mercado de Manji hicieron una pausa en sus actividades y comenzaron a soltar en broma una corriente interminable de burlas, risas y maldiciones. Durante un tiempo, la mayor parte de la calle se llenó de un ambiente alegre.

*

Justo en ese momento, el sonido retumbante de un motor resonó desde la distancia, eclipsando rápidamente las voces de la multitud. Todos miraron hacia atrás uno tras otro, viendo como la silueta de un automóvil emergió repentinamente del medio de la ciudad envuelta en niebla sin previo aviso. Inmediatamente siguieron diecisiete o dieciocho Jeeps, provenientes de todas las direcciones, mientras corrían por las carreteras de la montaña y se precipitaban agresivamente hacia el mercado en medio de un pandemonio de gritos y chillidos de sorpresa.

“¡¿Qué están haciendo?!”

“¡¿Los policías?!”

“¡Joder, están buscando la muerte!”

Descubrir una calle llena de narcotraficantes demostró que sus esfuerzos no fueron en vano.

En poco tiempo, todas las personas de todos los hogares/tiendas habían salido a la calle con pistolas en la mano, pero antes de que tuvieran la oportunidad de disparar, numerosas ventanillas de automóviles bajaron y docenas de metralletas desataron simultáneamente un diluvio aterrador de balas.

Los vendedores que habían liderado la ofensiva fueron instantáneamente baleados convirtiéndolos en  tamices* y en segundos, más de la mitad de la calle fue envuelta en un infierno de balas y carne y sangre volando. El sonido de los gritos angustiados y los gritos reverberó[4] cuando innumerables personas se apresuraron frenéticamente en todas direcciones, dispersándose hasta desaparecer de la vista en un abrir y cerrar de ojos. La docena de autos detuvieron abruptamente su asalto, sus neumáticos emitieron un sonido ensordecedor al raspar contra el suelo. Docenas de guardaespaldas de todos los diferentes tonos de piel salieron corriendo, blandiendo metralletas mientras rodeaban la tienda de artesanías en grupos.

(N/T: *Tamiz/Colador: En pocas palabras que les dieron tanta bala que quedaron hechos nada).

Los guardaespaldas se separaron rápidamente para formar un camino. Un hombre alto, caucásico, con el pelo castaño ligeramente ondulado salió del vehículo blindado y sonrió levemente mientras se quitaba las gafas de sol.

“¿Has disfrutado tu vida, Qin Chuan?”

*  

El olor a pólvora y sangre que impregnaba el aire parecía como si fuera a estallar con el menor contacto. Jefe-Qin se sentó y suspiró mientras decenas de bozales de armas fueron nivelados a su cabeza, casualmente dejando a un lado la pistola que acababa de recoger de debajo de la tumbona: “Pensé que ya se había ido a los perros, junto con la página web, ‘Fosa de Mariana ,’ Shark’… Sinceramente, es bastante descortés por su parte saludar a la gente de esa manera. ¿Puede usted posiblemente cambiar sus formas la próxima vez?”

El hombre caucásico llamado Shark extendió las manos: “Pero Wen Shao está muerto y, como consecuencia, todos los precios en el mercado mundial de drogas han cambiado drásticamente. Cualquiera que pierda cientos de millones de dólares sin una buena razón estaría de mal humor, ¿no le parece?”

“Por favor, acepte mi más sentido pésame, pero eso realmente no tiene nada que ver conmigo”. Qin Chuan explicó de inmediato: “El Sr. Wen era un artista del comportamiento por el que valía la pena llorar, pero le faltaba un poco de suerte. Estoy dispuesto a retirarme de la sociedad y vivir en reclusión, pagando el precio de mantener una dieta vegetariana durante toda la vida para suplicar a Dios que le dé una próxima vida más afortunada … “

“Wen Shao era ateo”.

“…” Qin Chuan murmuró decepcionado: “Entonces eso es aún más lamentable”.

“En lugar de esconderse en la frontera durante toda la vida, tal vez presentarse y ayudarlo a solucionar todos los problemas que dejó atrás sería una forma mucho mejor de rendirle homenaje”. Shark sonrió mientras hacía un pequeño gesto con la mano. Un guardaespaldas abrió rápidamente una tableta y se la llevó; en la pantalla se veía un hombre chino que parecía tener entre cincuenta y sesenta años. Era bajo, gordo y el pelo de las sienes ya se había vuelto blanco: “—Wan Changwen. ¿Lo conoces?”

La esquina de los labios de Qin Chuan se crispó minuciosamente.

“Wen Shao siempre había sido mi socio más valioso. Era un químico genio, lleno de sabiduría, honestidad y no era codicioso … ‘Blue Gold’ solo se vende dentro del sistema de garantía del sitio web de Fosa de Mariana, que garantiza que los precios de la droga estén bien equilibrados en el mercado negro”. El tono de Shark estaba lleno de cortés tristeza: “Sin embargo, el heredero de la fórmula constitucional de ‘Blue Gold’, este amigo tuyo de apellido Wan, no ha heredado el más mínimo atisbo de virtud de su predecesor”.

Shark interrumpió justo cuando Qin Chuan abrió la boca: “153%”.

“En menos de dos años, la circulación global de Blue Gold ha aumentado significativamente en un 153%, pero el precio ha caído en un 300%. Mientras tanto, los precios de otras drogas sintéticas también se han desplomado. Lo que es aún más incomprensible es que el Sr. Wan parece aferrarse especialmente a los métodos tradicionales de los traficantes de drogas de la vieja escuela y no tiene ninguna intención de colaborar con la web oscura en absoluto”.

“Respeto a todos los vendedores en este mercado, así como el método de la generación anterior de utilizar corredores para realizar transacciones … así que te necesito”. El tono de voz de Shark era educado y educado, como si fuera un caballero refinado. A decir verdad, uno no podía decir en absoluto que estaba haciendo que su gente apuntara con docenas de armas a la cabeza de Qin Chuan en ese mismo momento. “Si puede presentarse y persuadir al Sr. Wan para que vincule sus canales de distribución a Fosa de Mariana, entonces no solo le estaría inmensamente agradecido, sino que también le dejaría generosamente una parte del dividendo del Sr. Wan para que viva su vida en reclusión, retirado del resto de la sociedad. Puedes vivir una vida vegetariana y orar a Dios, o lo que sea para lo que necesites fondos. Esta transacción es obviamente muy justa, ¿no crees? ¿Jefe-Qin?

*  

Qin Chuan había abierto la boca en varias ocasiones sin ninguna oportunidad de interrumpir. Finalmente, suspiró débilmente y murmuró: “Realmente es una transacción muy justa, pero solo hay un problema técnico …”

Se despertó el interés de Shark: “¿Cuál podría ser el problema?”

“La madre de Wan Changwen está muerta”.

Todos recordaron implícita y simultáneamente la reputación de Qin Chuan con respecto a un cierto aspecto … o los rumores se difundieron de boca en boca sobre él.

Shark gritó en silencio. No pudo resistirse a confirmar: “Así que tú y su madre …”

“Wan Fangcheng corría el riesgo de terminar en un ataúd cuando regresara a China. Luego fue inmediatamente atrapado dentro de las fronteras por la policía. Hasta donde yo sé, debería estar escondido en algún lugar del norte de China en este momento”. Qin Chuan suspiró y continuó, “pero ya había hecho un juramento de que, a menos que esté muerto y enterrado, nunca daré medio paso más allá de esa frontera”.

Los alrededores estaban en un silencio sepulcral.

“Entonces, lo siento mucho”. Qin Chuan se enfrentó a la abertura negra como la boca del cañón frente a él y extendió las manos con impotencia mientras decía: “Dispara ba“.

(N/T: Partícula que indica sugerencia o conjetura. ¿Verdad/¿Bien?).

*  

Nadie hizo ningún sonido, ni ningún movimiento. El viento soplaba por las calles del desordenado mercado , llevando el repugnante hedor a sangre de los cadáveres esparcidos al azar.

“…” El par de ojos azul grisáceo de Shark miraron sin pestañear a Qin Chuan. Esos ojos provocaron escalofríos en las profundidades del corazón con solo un vistazo.

“Me dijiste que disparara”, repitió; su tono considerablemente profundo antes de preguntar con un toque de sonrisa: “¿Estás seguro?”

No necesitaba dar ninguna orden; el hombre que sostenía la tableta deslizó el dedo en la pantalla y apareció un video en tiempo real frente a los ojos de Qin Chuan:

Había un flujo constante de vehículos y los peatones uno tras otro por las calles. Al otro lado de la calle había una puerta, sobre la cual había una placa azul grabada con palabras claramente escritas en blanco: Oficina de Seguridad Pública de la ciudad de Jianning. La cámara se detuvo durante dos segundos, casi como para brindar deliberadamente a Qin Chuan la oportunidad de leer estas palabras con claridad. Luego, la vista de la cámara cambió rápidamente a un G65 plateado estacionado junto a una acera no muy lejos. Observó cómo la ventana bajaba hasta la mitad, revelando a un joven muy elegante con una gabardina gris sentado en el asiento del conductor … la luz fluorescente del teléfono iluminaba su perfil muy familiar.

“¡Estoy seguro, muy seguro!” Qin Chuan lloró, sintiéndose amargado y agitado: “¡Ya estoy preparado para vivir en reclusión, rezar y ser vegetariano de por vida ¡Simplemente hazlo!”

“¿No quieres esperar un poco más?” Shark sonrió cuando preguntó.

En el momento siguiente, la pantalla se movió ligeramente: el jefe del Departamento de Investigación Criminal de la Oficina de Seguridad Pública de la ciudad de Jianning, Yan Xie duizhang*, apareció a la vista de la cámara. Con una leve sonrisa en su rostro, su ropa se levantó un atractivo arco en el viento mientras caminaba directamente hacia el G65 con pasos largos y rápidos. (N/T: *Líder de equipo, capitán). 

Qin Chuan: “…”

Después de un largo período de silencio, volvió a preguntar en tono de broma: “¿Todavía estás tan seguro?”

*  

Qin Chuan bajó la cabeza. Después de un tiempo, se frotó la cara con brusquedad y dejó escapar un largo suspiro.

“Si me preguntaras unos años antes, la respuesta podría ser drásticamente diferente a la de hoy … pero ahora de repente siento que cruzar la frontera no es algo tan difícil”. Dijo con sinceridad, “después de todo, todos saben que siempre he sido una persona que come mis propias palabras para la cena”.

Shark estalló en una carcajada frenética.

*  

Docenas de metralletas fueron guardadas simultáneamente con un sonido ‘ ka-la ‘. Qin Chuan finalmente se levantó de la tumbona; se quitó las gafas y se frotó las cejas mientras decía impotente: “Pero el precio por tenerme de corredor no es barato. Si no cobro por este viaje, nunca más podré cobrarle a nadie si se corre la voz. Los clientes a los que anteriormente les cobré de más podrían aprender del ejemplo, y antes de que te des cuenta, tendría gente haciendo cola en mi puerta para que se turnaran para volarme la cabeza. Entonces, no importa cuánto sea, pero tienes que dar algo, de esa manera, parecería que me has contratado, y también puedo mantener mi posición en este campo: tienes mucho dinero de todos modos, ¿Qué tal si pagas un depósito por adelantado, qué dices?”

Las palabras que pronunció fueron muy razonables. La sonrisa de Shark se desvaneció mientras lo escudriñaba de la cabeza a los pies solo para observar una apariencia aún más inocente sin la tapa de las gafas. Creyendo que este ex detective desarmado no podía hacer grandes olas, respondió con indiferencia: “Está bien. ¿Cuánto quieres?”

Pero, ¿Quién esperaría que Qin Chuan levantara una ceja y dijera: “No quiero dinero”¿—?

Se dio la vuelta y pasó junto al suelo plagado de ladrillos rotos y escombros. Caminando hacia la tienda que había sido acribillada por el fuego de la ametralladora, ignora por completo la puerta de cristal que se había roto en telarañas y el contador de medio colapsado. Tanto a la luz del día como escondidos entre las sombras, las miradas de innumerables hombres armados miraban sin vacilar su tranquila espalda. Luego escucharon los crujidos de una impresora antigua en la trastienda. Después de un tiempo, Qin Chuan levantó la cortina y reapareció con una foto en la mano.

Un hombre armado tomó el retrato, dio un paso atrás vigilante y le entregó el retrato a Shark, quien inmediatamente hizo un ‘oh’ sorprendido.

“¿No una mujer?”

Qin Chuan: “…”

Su noble reputación como el “Amigo de todas las mujeres” probablemente ya se había extendido desde Jianning al mundo entero.

“Pensé que si no ibas a pedir dinero, ibas a pedir una mujer”. Shark sostuvo el retrato un poco más, luego echó un vistazo a la tienda en ruinas y deliberó cuidadosamente por un momento. Parecía haberse dado cuenta de algo, por lo que preguntó con cierto interés: “No esperaba que tus gustos fueran tan especiales. No tienes pasatiempos de nicho, ¿verdad? “

“Me halagas. Simplemente tengo afición por coleccionar cosas”, respondió Qin Chuan con modestia: “No puedo permitirme pagar una tarifa demasiado alta, así que solo me pueden estafar ahora”.

*  

El diálogo entre los dos fue cordial y educado, como si fueran un par de viejos amigos que no se habían visto en mucho tiempo, y la cruel tormenta de balas que había ocurrido momentos atrás nunca se hubiera producido. Shark murmuró para sí mismo por un rato antes de sonreír una vez más. Con un tono magnánimo que lo retrataba como alguien que respetaba los pasatiempos y la privacidad de otras personas, se encogió de hombros y dijo: “¿De verdad? Si ese es el caso, entonces está bien. El depósito que desea se le entregará pronto “.

A continuación, pasó el retrato a un guardia e hizo un gesto ‘por favor’: “La policía militar del estado de Shan, probablemente rodeará la zona pronto por favor, entrar en el coche, Jefe-Qin. Espero poder colaborar con usted”.

Las sombras de los árboles a lo largo de los remotos caminos montañosos silbaban, el viento transportaba el sonido apenas perceptible de los camiones militares a toda velocidad.

*  

Qin Chuan era una persona relativamente eficiente: se fue sin llevar nada consigo. Inclinándose por la cintura bajo la “escolta” de los guardaespaldas, entró como un gusano en el coche. Más de una docena de jeeps blindados se desviaron rápidamente y salieron del mercado; con algunos sonidos confusos, los cadáveres esparcidos por el suelo fueron aplastados en un camino largo y ensangrentado.

“Entonces, ¿Qué pasó hace un año?” El paisaje fuera de la ventana pasó volando rápidamente; Qin Chuan quedó atrapado entre dos guardaespaldas armados en el asiento trasero y conversó conversacionalmente durante el viaje lleno de baches: “Fosa de Mariana ya ha estado fuera de línea durante un año entero, por lo que incluso Interpol probablemente piensa que estás muerto. Y la leyenda dice que un agente encubierto aniquiló por sí solo a todas tus fuerzas armadas, oye, entonces, ¿este supuesto rumor es cierto o no?”.

Shark volvió la cabeza desde el asiento del pasajero y lo miró fijamente, su mirada penetrante y su expresión ilegible.

*  

Salvo por el rugido del motor, estaba inquietantemente silencioso. Después de un largo período de tiempo, justo cuando Qin Chuan comenzó a asumir que no tenía intención de responder, Shark de repente respondió con una pregunta sin previo aviso:

“¿Sabes acerca de ‘Painter?”

“¿Quién?”

Shark sonrió lentamente, un destello de frío gris azulado apareció en las profundidades de sus ojos.

“Hace diez años, Arthur, mi jefe de seguridad más poderoso, fue arrestado en el sudeste asiático, y agoté todos los medios para localizar al cerebro detrás de escena, pero al final, pensé que la policía acababa de tener un poco de suerte … , hasta que finalmente se me apareció en persona como un espíritu maligno que había venido a reclamar mi vida desde las profundidades del infierno. Finalmente me di cuenta de que durante todos estos años, cuando vendí fentanilo en América del Norte, luego establecí una fábrica de metanfetamina en México y configuré servidores de Web oscura en los Países Bajos … cuando incluso Interpol, que había emitido tres Avisos Rojos seguidos, estaban indefensos contra mí, nunca había abandonado su rango de francotirador”.

“Painter”, Shark hizo una pausa antes de continuar en voz baja: “No fue la suerte lo que lo trajo a mí, sino el destino”.

Qin Chuan asintió pensativamente antes de preguntar: “¿Pero todavía estás vivo, entonces él debe estar muerto?”

*  

Delante del coche había una vista ilimitada de vastos campos de amapolas, las flores esparcidas por todas partes bajo el sol. Shark volvió la cabeza hacia atrás para seguir mirando hacia adelante, sus sonrientes ojos azul grisáceos reflejados en el espejo retrovisor aparentemente contemplando a un viejo amigo distante. Pero la insinuación de sed de sangre en su mirada hizo que el cabello de uno se erizara.

“No, el destino fue increíblemente cruel con él, todavía estoy vivo, pero él no logró morir”.

Los párpados de Qin Chuan se crisparon cuando lo invadió una sensación visceral de aprensión, pero la voz de Shark era inusualmente suave:

“Mira, este vasto terreno que tienes ante ti es un lugar que “Painter” había visitado una vez …”

*  

Los camiones de camuflaje a lo lejos rodeaban el mercado, pero el convoy ya había comenzado a dirigirse hacia el norte de una manera impresionante. Debajo de la cima estaba el vasto país; la marca del límite del país se retiró lentamente detrás del accidentado terreno montañoso, reflejando una luz dorada apagada.


[1]. Tumbona: Las sillas que usualmente están en la piscina.

[2]

[2]. Muñeca Kuman (niño de oro): Muñeca de magia negra que se cree que contiene el espíritu de un niño, da suerte y protección, en la antigüedad las muñecas se crearon usando fetos infantiles, en la actualidad es ilegal.

No pondré imagen puede ser grafico para algunos, para más información:  https://www.atlasobscura.com/articles/kuman-thong-roasted-fetuses-in-gold-leaf

[3]. Embotellamientos: Es una criatura pequeña, que se asemeja a un feto muy deformado, creado a partir del entierro inadecuado de bebés nacidos muertos no deseados, que se alimenta de mujeres embarazadas. Mientras se esconden debajo de las camas, los pérfidos agotan la fuerza de la futura madre y una vez que está completamente indefensa, se prende y se alimenta directamente de la sangre, matando tanto a ella como al feto.

[4]. Reverberó: reflejó.


⪡Cap 1.1⪢ ⪡T.D.C⪢ ⪡Cap 2⪢

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s