Falsos vagos | fake slackers

FSS Capítulo 1

Cap 1: Escuché que hizo trampa en los exámenes de ingreso a la escuela secundaria.

“Próxima parada Black Water Street. Por favor, salga por las puertas traseras”.

El autobús público partió de las afueras de la ciudad B, circuló y poco a poco se adentro en el distrito comercial. Las calles se extendían en todas direcciones y los peatones se movían.

El locutor habló con frialdad. A diferencia del mandarín habitual, las palabras del locutor sonaban mecánicas e incluso la cadencia de su última palabra parecía deliberada.

Xie Yu, que estaba sentado en el asiento de la esquina de la ultima fila, giró la cabeza para mirar la luz del sol ardiente fuera de la ventana.

Sintió que la temperatura en el autobús era demasiado baja, pero también sintió calor.

El autobús ya se movía lentamente. Ahora que estaba rodeado por todos lados por una corriente de gente, su velocidad se redujo directamente a la de un viejo abuelo en un vehículo. Encontró una luz roja y su largo cuerpo se sacudió violentamente antes de reducir la velocidad.

Xie Yu tenía el teléfono en la mano. Miró por la ventana mientras esperaba que la otra persona contestara el teléfono.

El tono de marcación sonó durante un rato antes de que finalmente se conectara la llamada. Se encendió el conocido altavoz, seguido de cerca por la voz de una mujer. Su voz era fuerte y dominaba el caos; era fuerte y un poco ronca. Ella estaba peleando con alguien.

“Quién sabe cuándo llegarán esos seis envíos de mercancías. Ninguno de ellos es confiable. Ese grupo solo da excusas todo el día”.

“Un momento dicen mañana, luego pasado mañana. Siguen cambiando y al final me dijeron que ni siquiera ellos sabían … A la mierda”.

Xie Yu escuchó con calma a la mujer despotricar.

“¡Rápido, mi culo! Ahora ni atienden mis llamadas y me hacen desaparecer. Deben haber sido sacados del culo de un perro. ¿No saben nada? En toda Black Water Street, ¿Quién se atreve a cabrearme,  yo Xu Yanmei?”

Podía gritar un mini-ensayo completo de 800 palabras sin detenerse a respirar. Al escuchar que sus maldiciones empeoraban cada vez más, Xie Yu finalmente dijo algo. “Tía Mei”.

Instantáneamente, todas las maldiciones se detuvieron.

Xu Yanmei hizo un gesto con la mano a las otras personas y cerró la boca. Incluso apagó su cigarrillo sin dudarlo, presionando casualmente la punta encendida contra la esquina del escritorio. Luego señaló el teléfono sobre la mesa que había conectado inesperadamente la llamada, indicando que la ‘Reunión para discutir sobre los seis envíos que no habían sido entregados a tiempo’ ha terminado.

Después de apagar el cigarrillo, quitó las largas piernas que anteriormente habían estado sobre el escritorio barato de la oficina. Cuando habló a continuación, su voz era suave hasta cierto punto, las otras personas presentes nunca la habían escuchado antes, como si fuera una persona completamente diferente de la loca cuya maldición era tan pesaba como dos toneladas.

“Durante el almuerzo, nos reunimos para pelear, no mucho, solo por diversión. La vida es tan aburrida. De vez en cuando, maldecir es bueno para el espíritu …”

Xie Yu no la expuso. Simplemente preguntó: “¿Qué hay de fumar? ¿Fumar también es bueno para ti?”

Xu Yanmei, oliendo a nicotina, mintió entre dientes cuando imaginó que de todos modos no podría salir del teléfono para confirmar. “No estoy fumando. Después de que me dijiste que dejara de fumar, lo dejé. Ah, no me hables de eso. Si hablas de eso, me preocupa que pueda recaer. No me provoques”.

Para su crédito, actuó bien. ¿Quién estaba provocando a quién?

Xie Yu escuchó la voz ronca de fumador, que empeoraba día a día. Solo cuando maldecía a la gente, su voz se volvió clara de repente. Incluso si tuviera dedos por cerebro, sabría si sus palabras eran ciertas o no.

“Estás de vacaciones, ¿no? Escuché de tu madre hace un tiempo que tu último examen fue el 20. ¿Por qué no respondiste mis mensajes de texto?”

Xu Yanmei siguió cambiando de tema: “¿Cómo fueron los exámenes?. Busqué en Internet durante mucho tiempo antes de encontrar algunas citas para ti. Todas eran tan literarias que casi me vomito cuando las leí”.

No se preocupe cuando se enfrente a la hoja del examen, siempre que haga lo mejor que pueda, obtendrá buenos resultados. ¡Deja que tus sueños levanten tus velas y zarpa en la sala de exámenes! ¡Deja que tu vida flote en el océano del conocimiento! ¡Pequeño saltamontes, haz tu mejor esfuerzo en los exámenes!

Xie Yu no estaba seguro de por qué podía recitar palabra por palabra ese mensaje tan poco original. Era demasiado cliché, los aforismos eran reconocibles a primera vista y no encajaban con la estética del mensaje de texto juvenil de hoy en día.

El autobús entró en un túnel que bloqueaba el sol abrasador. Su entorno se oscureció.

Xie Yu estaba completamente vestido de negro y ahora estaba completamente sumergido en la oscuridad. Se echó hacia atrás y estiró sus largas piernas, que estaban acurrucadas en el espacio reducido, y sonrió casualmente. “¿Pero todavía las enviaste*? Sabes cómo son mis calificaciones. ¿Qué quieres que responda? Gracias por el aliento y haré todo lo posible para no morir al último”.

(N/T:* Se refiere a que ella le mando el mensaje motivacional, las citas).

Habiendo descansado menos de dos minutos, la hermana mayor de Black Water Street, la camarada Xu Yanmei, de repente escuchó a alguien quejarse detrás de ella: “¿Es esto una tienda del mercado negro o un mercado mayorista? Los precios son muy altos. Esto es un robo”.

“… ¿Qué dijiste?” Habiendo sido molestado, Xu Yanmei no escuchó correctamente la respuesta de Xie Yu. “Es muy ruidoso. Un grupo de idiotas vinieron y trataron de romper cosas en la tienda. Mañana voy a comprar un altavoz grande. No creo que no pueda mantener a este grupo de nietos*a raya”.

(N/T: *Esta es una manera de ofenderlos, decirles directamente que están bajo de ti al ser tu un miembro mayor de la familia, tienen que mostrarte respeto, otras formas podrían ser “Llámame padre”).

Los dedos de Xie Yu se apretaron ligeramente en su teléfono. Las palabras que quería decir se quedaron en sus labios un rato, pero al final no llegaron más lejos. “No es nada.”

“Vi el texto. Estaba ocupado con la revisión (estudiando) y olvidé responder”.

“Bien, bien, bien. Aunque tus notas sean un poco malas, no te desanimes. No puedes rendirte hasta el final. ¿Quién le teme a quién, verdad?”

Mientras Xu Yamnei hablaba, su voz se volvió más fuerte nuevamente. Mantuvo el teléfono lejos de ella y les gritó a los clientes que todavía hablaban de causar problemas: “¡Qué diablos están haciendo! Si alguien está en problemas, son ustedes malditos bastardos. ¿Están comprando o no? Si no, dejen de perder el tiempo!”

El autobús salió de la boca del túnel. Grandes parches de luz solar comenzaron a brillar nuevamente en el autobús, comenzando en la parte delantera del autobús y conduciendo hacia la parte trasera.

Xie Yu entrecerró los ojos. Al ver el paisaje familiar fuera de la ventana, supo que se acercaba su parada.

Hoy era lunes, tercer día de las vacaciones de verano y jornada laboral. No había mucha gente en el autobús.

Varios estudiantes se sentaron en la primera fila. Las niñas llevaban el pelo trenzado y aún así llevaban las bolsas de manera adecuada y obediente, aunque salieran a divertirse, sus ropas eran blancas y limpias.

Aunque Black Water Street estaba en el distrito comercial, los precios eran bajos y no caros, y no se podía llamar ‘extravagante’. Los edificios de los suburbios eran de mala calidad y las casas estaban en ruinas. Pero los costos económicos atrajeron a muchos visitantes que no tenían muchos ingresos disponibles, especialmente en los primeros años de la escuela secundaria.

Xie Yu miró un adorno de vidrio con un lazo para el cabello de niña, transparente con un toque de rosa. Brillaba a la luz.

“Estamos aquí, estamos aquí. Prepárate para bajarnos”. La chica tiró la trenza y sostuvo la barandilla mientras se levantaba. “Comi el nian gao[1] frito aquí. Yo te llevaré allí”.

Al mismo tiempo—

“Estación Sur, Black Water Street. Pasajeros, salgan por la puerta trasera. Gracias por su cooperación”.

El autobús redujo la velocidad hasta detenerse. En el momento en que se abrieron las puertas, entró una ráfaga de viento caliente y seco.

Xu Yanmei creyó haber oído mal: “Saltamontes, ¿Dónde estás? ¿Por qué escuché que el anuncio decía Black Water Street?”

Xie Yu se levantó y se bajó del autobús. “Camarada Xu Yanmei, en unos diez minutos estaré en la puerta principal del mercado mayorista. Piensa detenidamente en cómo cuidarás del olor a cigarrillo y cómo me lo explicarás. Piense en lo que me prometió en ese entonces también. Mantenga la cabeza en alto cuando me veas”.

Xu Yanmei se volvió y miró el cenicero lleno de colillas en su escritorio de oficina. “…”

“Mei-jie, ¿Qué pasó? ¿Por qué la cara triste?”

Xu Yanmei abrió la puerta y se fue. Se arremangó las mangas, entró en el almacén y comenzó a ayudar a los comerciantes con su trabajo. “No hables de eso. Me voy a morir de frustración”.

Xu Yanmei operaba un mercado de ropa al por mayor en Black Water Street. Llevaba más de diez años en el negocio de la ropa. Al principio, había montado una carpa al costado de la carretera con varios amigos. Más tarde, se convirtió en una tienda adecuada. Al final, ocuparon dos pisos en Guang Mao Expo, en medio de Black Water Street, y estos dos pisos contenían más de cien pequeñas tiendas que formaban un mercado mayorista.

Como jefa del mercado mayorista, el nombre de Mei-jie era bien conocido en Black Water Street.

“¿Estás frustrado, de verdad? Me parece que tu sonrisa ligera no es ligera”, dijo uno de los dueños de la tienda.

Xu Yanmei dijo: “¿Qué tonterías estás diciendo? Además, ¿tienes perfume o algo? Déjame tomarlo prestado. Xiao Yu-er[2] está a punto de llegar y yo apesto a humo de cigarrillo. Si me atrapa, me dará un infierno”.

El dueño de la tienda se enderezó y se quitó el polvo de los pantalones: “Así que este es ese precioso hijo tuyo. Mira lo asustado que estás, estás … Tengo perfume. Déjame ir a buscarlo”.

“¿Cómo no puedo tener miedo? Mi Xiao Yu es un buen chico.” La voz de Xu Yanmei era muy baja. Con una mano, ejerció fuerza sobre su cuchillo pequeño para abrir una bolsa de hilo, diciéndose a sí misma: “No puedo desviarlo”.

“… No es tu hijo biológico de todos modos. Solo tu ahijado, ¿verdad?”

“¿Qué buen chico? Mi hijo está en la misma clase que Xie Yu. Es espinoso. Sin mencionar sus malas notas, nadie en la clase se atreve a compartir mesa con él. Incluso parece ser un líder de pandillas escolares y se mezcla con ese tipo de gente. Solo tú, Mei-jie, lo mantienes como una especie de tesoro y ni siquiera insultas frente a él”.

“Escuché que incluso hizo trampa en los exámenes de ingreso a la escuela secundaria. Si no, con sus calificaciones, solo aprobaría si se encontraba con un fantasma. Incluso si Er Zhong no es una escuela tan buena, incluso una escuela secundaria normal sigue siendo eso una escuela secundaria normal”.

“Olvídalo, no hables más de eso. Vuelve al trabajo”.

Para cuando Xu Yanmei desató la cuerda, el grupo de empleados parlanchines de la tienda ya se había dispersado. Cada uno se paró frente a sus puestos, como máximo un metro de ancho, y comenzaron a vender sus productos: “¡Dos por 99, dos por 99! ¡Si fallas hoy, regresa el año que viene! ¡Las chaquetas de este tipo están fuera de temporada, esta es una venta de liquidación!”

“¡Ven aquí y echa un vistazo! ¡Dos por 99!”

Xu Yanmei se acercó, una nube de perfume siguiéndola. “Voy a salir por un tiempo. Si surge algo, llámame. Si hay idiotas que no pueden leer en la habitación, no trates de razonar con ellos, ¿entiendes? Solo grítales. Razón, mi trasero. La razón es para los humanos, no para los idiotas”.

Xie Yu siguió una ruta indirecta y, después de visitar tres tiendas diferentes, finalmente encontró un altavoz con un potenciador de volumen.

Era rojo y blanco y lo encontró al fondo de una pila de artículos variados. El dueño de la tienda quiso demostrar que todavía funcionaba, a pesar de que estaba cubierto por una capa de polvo; Inmediatamente cuando lo encendió sonó la canción “Damned Gentleness”.

Fue realmente muy fuerte. Fue tan fuerte que podría reventar los tímpanos.

Los oídos de Xie Yu se aturden y duelen por el volumen. Cuando tomó su dinero, dijo: “Está bien, es suficiente. ¿Cuánto cuesta?”

El comerciante estaba muy cerca del megáfono y no escuchó lo que dijo Xie Yu. Frotó el polvo sobre el altavoz con la manga y levantó la voz para seguir promocionando el tema con todas sus fuerzas. Era un anciano, muy anciano, y era increíble que todavía pudiera gritar tan fuerte: “¡Durable! ¡Si está roto, reembolso completo! ¡Reembolso completo!”

“¿Cuánto cuesta?”

“¡Calidad garantizada! ¡Si hay problemas, ven a mí! ¡Esta tienda es pequeña, no cambia su línea de negocio y no cambia su nombre! ¡Productos de Jian Xing!”

“…”

Una mano estirada frente al anciano. Delgada, con huesos finos, bien cuidada con uñas limpias.

Con la cara en blanco, Xie Yu presionó el botón de encendido. Finalmente se hizo el silencio. “Cuánto cuesta.”

“Veinte … veinticinco.”

El anciano levantó dos dedos y luego cinco antes de decir: “¿Lo quieres? Si lo quieres, te lo empacaré”.

Antes de que Xie Yu pudiera siquiera asentir con la cabeza, el anciano ya había tomado una bolsa de plástico y había puesto el megáfono en ella. E incluso más rápido de lo que sus ojos pudieron captar, sacó varias hojas de origen desconocido de una pila gruesa debajo de la mesa y las puso también en la bolsa.

—Clínica de mujeres. Aborto indoloro.—

—La bendición de los hombres. Segundo bastón por la mitad.—

No solo era dueño de una tienda Tchotchke[3], sino que también tenía la gran responsabilidad de distribuir folletos. Xie Yu ahora había adquirido una nueva comprensión de la proactividad y profesionalismo de la gente de Black Water Street.

El anciano no terminó de llenar la bolsa y arrojó algunos folletos más. De los diferentes colores, en general, todos los folletos parecían únicos. “Trabajo secundario, trabajo secundario. Respondo a la llamada de la corneta y lucho hacia la clase media. Trabajo duro para hacer mi fortuna … Aquí está su cambio, no lo deje caer. ¡Vuelva pronto!”


[1]. Nian gao: Pastel de arroz o pastel del Año Nuevo Chino.

[2]. Cuando se le agrega “er” al final de un nombre demuestra cariño y cercanía.

[3]. Tchotchke: artículos surtidos o artículos promocionales gratuitos que se distribuyen en ferias o eventos similares.


⪡T.D.C⪢ ⪡Cap 2⪢

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s