El villano abofetea el halo del protagonista

VSPH Capítulo 9

Cap 9 | Arco 1.

Por supuesto, incluso si Meng Qian tiene los labios apretados sobre este asunto, es inútil. Li Yue lanzó toda la historia por la tarde. La hermana pequeña del Sr. Huo había puesto a la familia Jiang a la vanguardia durante dos años debido a la famosa orquídea fantasma. Ahora fue devuelto a Meng Qian intacto e ileso. Los medios de comunicación de la ciudad de Yue bombardearon esta noticia. Fue difícil para Jiang Yang no saberlo.

Nadie sabía lo que significaba el movimiento de Huo Yun. Jiang Yang ni siquiera podía llamar y preguntarle a Huo Yun más. ¡Meng Qian estaba inquieto, enojado y esperaba destrozar a Li Yue!

De hecho, Huo Yun sabía qué efecto traería este movimiento. Ella lo hizo intencionalmente porque solo quería ayudar al doctor Yan.

Huo Qing no se preocupó por ella. Por la noche, se paró fuera de su habitación y llamó. Murmuró: “Yan Su, es hora de cenar”.

Después de que los dos policías se fueron, el Dr. Yan no salió de la habitación en toda la tarde. Huo Qing no lo molestó, pero nunca más dejaría morir de hambre a su frágil estómago.

Llamó durante un rato y nadie respondió. Empujó la puerta hacia adentro. Afortunadamente, la puerta estaba abierta, pero la luz no estaba encendida.

Huo Qing se paró en la puerta y miró más allá, pero no encontró la figura del hombre joven. La cama no estaba arrugada y no había ruido de agua en el baño. Huo Qing caminó hacia el balcón y pisó el piso cubierto con una manta de cachemira sin dar pasos leves. Vio la figura bañada por la luz de la luna.

El joven estaba en cuclillas descalzo en la silla, con las rodillas dobladas sobre el pecho. Sus dedos golpeando el teclado, se sentó con el rostro concentrado, su expresión fría e indiferente como si estuviera dando órdenes. La luz azul de la computadora se reflejó en sus gafas. Huo Qing podía ver claramente con quién se estaba comunicando a través de su lente. Su expresión era tan seria que parecía que siempre había mantenido un alto grado de vigilancia, como un gato salvaje. En este momento, Huo Qing ya había caminado frente a él, pero Yan Su no se había dado cuenta.

Huo Qing se quedó en silencio a un lado y observó a Nie Jia sin escrúpulos. Cuanto más observaba, más incómodo se sentía Huo Qing, y la extraña sensación empeoraba aún más. Quería apretar la barbilla del joven, obligarlo a mirarlo, preguntándole ‘por qué’, pero tenía miedo de volver a asustarlo.

“Su Su, es hora de comer”. Huo Qing finalmente se abstuvo de hacer nada, y ni siquiera dio un paso más, se quedó quieto y le recordó suavemente.

Nie Jia volvió a sus sentidos. Huo Qing encendió la luz del balcón cuando miró hacia arriba. Nie Jia entrecerró los ojos ligeramente e inmediatamente bajó la cabeza antes de ver la apariencia Huo Qing. Tocó dos veces en el teclado, disminuyó la velocidad y respondió: “Entendido, iré de inmediato”.

A pesar de haber dicho eso, todavía se mantuvo en cuclillas como antes.

Huo Qing frunció el ceño con tristeza y se sintió muy incómodo con el joven evitando mirarlo directamente. Dio un paso adelante y cerró directamente la computadora portátil de Nie Jia, y se acerco para levantarlo.

Nie Jia tomó su mano y trató de darse prisa, diciendo: “¡No lo hagas! Mis piernas están entumecidas”.

“¿Estuviste en cuclillas toda la tarde?” Huo Qing frunció el ceño, sosteniendo las manos de Nie Jia con paciencia y ternura, levantándolo lentamente.

Nie Jia se levantó lentamente de la silla, sus cejas estaban torcidas por la incomodidad de sus piernas. Huo Qing lo abrazó llevándolo directamente adentro sin decir una palabra. Puso a Nie Jia en la cama y frotó suavemente su talón de Aquiles mientras sostenía su tobillo, eliminando rápidamente el entumecimiento de Nie Jia.

“Deberías cambiar tu hábito en el futuro. Al menos levántese y haga algunos ejercicios”. Huo Qing dijo como un padre preocupado.

Nie Jia miró su perfil y asintió suavemente.

‘Es como una mula girando alrededor de la piedra de molino, solo caminando dos pasos más debido al látigo’, pensó Huo Qing a la ligera.

Por otro lado, Qin Yiran se preguntaba por qué Yan Su se había desconectado de repente. Cuando alguien llamó a la puerta, dejó la computadora portátil e inmediatamente abrió la puerta. “Tío, has vuelto”.

Gu Xueying entró con una expresión frustrada, “No sé por qué la policía se está tomando este caso tan en serio. No se escuchan noticias”.

Qin Yiran le sirvió un vaso de agua y sonrió, “Tío, Yan Su está bien, no hay necesidad de preguntar. Acabo de terminar de hablar con él. Yan Su me pidió que me preparara para ir a trabajar a la mansión Qin el próximo mes”.

“Ahora se llama Mansión de Jiang”. Gu Xueying se rió burlonamente antes de reaccionar, y luego miró a Qin Yiran con sorpresa. “¿Qué? ¿Decirle adónde ir a trabajar?”

Cuando falleció el padre de Qin Yiran, Jiang Yang aprovechó los derechos de herencia de Qin Yiran y aprovechó la oportunidad para devorar la mayoría de los activos de Qin, incluso poseyendo más del 45% de las acciones, convirtiéndose en el mayor accionista de Qin. La mansión de Qin, el monumento más emblemático de Yuecheng, también fue recibida por Jiang Yang. Después del divorcio, Qin se cambió directamente a Jiang, y se anunció a toda la ciudad como si fuera algo glorioso que se hubiera anexado el negocio de su ex esposa.

Después de que Jiang Yang recibió una inversión de Huo Qing y ganó el proyecto del gobierno, no pudo preocuparse más por los Qin, que ahora eran una pequeña familia. Los activos del mercado que habían pertenecido a Qin fueron entregados a los asistentes de Jiang Yang y a Jiang He para que los cuidaran.

“Tío, definitivamente recuperaré todo lo que perteneció al Clan Qin, y dejaré que Jiang Yang se dé cuenta de que para él, ¡morir es mejor que vivir!” Un odio escarlata apareció en los ojos de Qin Yiran.

——

Media hora después de la comida, Huo Qing tomó los documentos de transferencia de acciones preparados durante el día y subió a buscar a Nie Jia.

Nie Jia había corrido al balcón y se puso en cuclillas en la silla de nuevo, vistiendo una camisa delgada que soplaba con el viento frío. La computadora portátil no estaba encendida. Se limitó a mirar la luna con las manos alrededor de los tobillos, aturdido.

“¿Te entristeció la muerte de Yan Yu?” Huo Qing dio un paso adelante y puso su abrigo sobre los hombros de Nie Jia, mirando la mirada perdida del joven.

Nie Jia se quedó atónito por un momento, y su subconsciencia mostró un rastro de desdén, pero de inmediato se dio cuenta de que su estado de ánimo deprimido hacía que Huo Qing lo malinterpretara. Bajó los pies y enderezó la postura del asiento, agitando suavemente la mano. “No por él”.

“¿Es por mi culpa?” Huo Qing sonrió y se sentó junto a Nie Jia. Empujó el documento sobre la mesa de café.

Nie Jia no dijo nada, solo tomó el archivo y lo hojeó. Bloqueó su vista con el archivo y luego escuchó a Huo Qing levantarse y marcharse. Nie Jia se sintió aliviado, pero también había una sensación de pérdida. Todavía no sabía cómo enfrentar los sentimientos de Shi Chen.

“Si no fuera por mí, creo que lo habrías negado durante mucho tiempo”. La voz de Huo Qing volvió. Nie Jia dejó el documento y lo vio sentado frente a él nuevamente con vino tinto y copas de vino. Huo Qing le sirvió un pequeño vaso de vino tinto.

“Sr. Huo, solo estoy aquí por esta recompensa, ¿sabes?” Nie Jia agitó su copa de vino suavemente. Abrió el acuerdo y de repente se sorprendió al ver una serie de números. El acuerdo de transferencia preparado por Huo Qing cubría el 38% de las acciones de Jiang, pero según su conocimiento, Huo Qing solo debería tener el 20%.

“Compré una parte de las acciones dispersas para ti, más las acciones en manos de tu madre, y el 10% de lo que Jiang Yang te prometió pagar por el tratamiento del abuelo de Meng Qian. Puedes convertirte en el accionista mayoritario de los Jiang”. Huo Qing explicó cuando lo vio aturdido.

Nie Jia de repente no supo qué decir, “¿Cómo sabes mi acuerdo con Jiang Yang?”

“La situación del abuelo de Meng Qian es muy mala. Debería ser más consciente de las consecuencias de esta operación que yo, pero igual lo aceptó “. Huo Qing dijo a la ligera. “Esto es solo el costo de la mano de obra, no se preocupe”.

Nie Jia guardó silencio por un momento, “Gracias por su amabilidad, Sr. Huo, pero no tengo la intención de ser el accionista mayoritario de Jiang. las acciones de mi madre ya se han vendido, y planeo verder el resto, incluida la remuneración que recibí de usted”. Después de decir eso, retiró el documento, con los ojos un poco astutos. “Si son del Sr. Huo, se venderán a un precio mejor que el mío, ¿verdad?”

“Si quieres apoyar a Qin, realmente necesitas mucho dinero y estoy muy dispuesto a ayudar”. Huo Qing investigó el pasado de Yan Su y los motivos de Nie Jia.

Los ojos de Huo Qing, que miraron directamente a Nie Jia, por primera vez, no se desviaron por mucho tiempo. Nie Jia dijo a la ligera: “Tengo una operación mañana por la mañana. Quiero descansar temprano”.

Huo Qing dijo impotente: “¿Quieres que me vaya de nuevo?”

Nie Jia se congeló por un momento, luego rascándose la frente, dijo: “Lo siento, olvidé que esta es tu habitación”.

“Sabes que no me refiero a eso”. Huo Qing sonrió levemente y chocó su copa contra la copa de vino de Nie Jia. Con el vaso lleno hasta el fondo, bebió el vino antes de irse.

Nie Jia dejó escapar un suspiro de alivio. Después de que Huo Qing se fue, no se fue a descansar de inmediato, sino que se volvió a acurrucar en la silla, bebiendo en silencio a la luz de la luna.

Huo Qing llevó personalmente a Nie Jia al hospital al día siguiente. En el camino, preguntó: “El caso de Yan Yu aún no ha sido cerrado por la policía. Si quieres investigar, tengo mano de obra para ayudarte”.

Nie Jia cerró los ojos en el asiento del copiloto y dijo: “No, sé quién lo hizo. Alguien lo está ayudando, así que la policía no puede encontrarlo”.

Huo Qing arqueó las cejas ligeramente y no preguntó mucho. Miró a Nie Jia con una suave sonrisa en sus labios.

La muerte de Yan Yu fue un evento inesperado para Nie Jia. No esperaba que Meng Qian fuera tan capaz como para incluso asesinar a alguien. La aparición temprana de Yan Yu y su muerte repentina ciertamente interrumpieron algunos de los planes de Nie Jia, pero la reacción de Meng Qian despertó el interés de Nie Jia. Se preguntó qué reacción interesante tendría Meng Qian si continuaba azotando desde atrás.

¿Mataría a Jiang Yang? Esa escena debe ser muy interesante.

Huo Qing no sabía lo que pensaba el joven que lo rodeaba, pero podía sentir claramente que el aura del joven cambió.

Fue Yan Yu quien ayudó a cortar la mano de Yan Su sin dudarlo por el dinero de la familia Jiang. Yan Su era una especie de espíritu shura[1] dormido. Era totalmente diferente de la persona a la que la gente había evitado mirar durante el banquete de la familia Jiang.

“¿Te recogeré al mediodía y podemos almorzar juntos?” Huo Qing lo detuvo al bajar del auto.

Nie Jia vaciló durante medio segundo, luego asintió. “Esta bien.”

Huo Qing sonrió y se fue después de dejarlo en el hospital.


[1]. Los shura/sura hace referencia al mas bajo de los peldaños de rango de dioses o semidioses de la cosmología budista, siendo semidioses conocidos por su ira, orgullo.. Cuando dice que Nie Jia es un espíritu shura dormido, se refiere a que la mayor parte del tiempo parece tranquilo y calmado pero en realidad no es tan sencillo, y es alguien que se deja llevar por sus sentimientos negativos fácilmente.


⪡Cap 8⪢ ⪡T.D.C⪢ ⪡Cap 10⪢

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s