El villano abofetea el halo del protagonista

VSPH Capítulo 8

Cap 8 | Arco 1.

“¡Hermano!” Huo Yun frunció el ceño y dio un paso adelante.

“Hermano Qing.” Ye Shuming parecía muy animado incluso en una silla de ruedas y los saludó con una sonrisa.

“Acabo de despertarse.” Huo Qing sonrió lentamente y presentó: “Este es el Dr. Yan, el es quien realizó tu cirugía”.

Ye Shuming mostró una mirada de sorpresa, mirando a la vez agradecido y sorprendido, a Nie Jia quien lo miró perezosamente. “¡Resulta que eres el Dr. Yan! No esperaba que fueras tan joven. Muchas gracias, Dr. Yan. Si necesita ayuda, por favor, no dudes en hablarme”.

“Sí, Dr. Yan. Lamento mucho haber dudado de ti antes. Si mi hermano no hubiera insistido, podría haber dejado que Shuming perdiera esta gran oportunidad porque no podía creer en tu habilidad”. Huo Yun admitió francamente que estaba avergonzada. Y entonces notó los rostros avergonzados de los dos policías a su lado, y dijo deliberadamente: “Dr. Yan, eres nuestro benefactor, nuestro salvavidas. Si alguien te avergüenza, estoy muy dispuesta a ayudarte”.

Los dos policías que estaban a su lado se pusieron rígidos y después de escuchar estas palabras, inmediatamente comenzaron a sudar. Antes de que llegaran, no tenían idea de quién vivía aquí.

Nie Jia simplemente sonrió y dijo a la ligera: “No me agradezcas. La remuneración del Sr. Huo no es baja”.

Huo Qing inclinó levemente la cabeza y le dijo a Huo Yun: “Xiao Jue todavía está tomando una siesta en la habitación, así que aún no lo sabe”.

Huo Yun asintió y empujó a Ye Shuming de regreso a la habitación para ver a su hijo. La pequeña familia acababa de reunirse, y no espero que Huo Yun saliera de nuevo. Se sentó al lado de Huo Qing y dijo con disgusto: “¿Eres la policía criminal de la comisaría de Nagano? ¿Qué pasa?”

El policía mayor era el sargento de la Fuerza Interpol de Nagano. Estaba a punto de hablar, pero Huo Qing estaba un paso por delante.

Huo Qing dijo: “Yan Yu está muerto”.

Los ojos de Nie Jia eran como un pozo antiguo, sin ondas.

“Oh, ¿el drogadicto que se apresuró a entrar en el banquete de la familia Jiang para causar problemas y el Dr. Yan casi le corta la mano?” Huo Yun se burló. Ella conocía los entresijos del incidente. No fue a través de Huo Qing, pero toda la Ciudad Yue estaba hablando de eso. No fue difícil saberlo.

Yan Su tiene un padre pícaro como Yan Yu que ciertamente no es bueno para la fama. Pero esto fue mucho menos destructivo que lo que paso con la familia Jiang, cuya cena de compromiso se convirtió en el hazmerreír de toda la ciudad de Yue.

Los activos familiares de la ex esposa de Jiang Yang estabilizaron su negocio. Tan pronto como los activos de la familia de su exesposa comenzaron a disminuir, inmediatamente se divorció de ella. Además, llevaba mucho tiempo teniendo una aventura. Por no hablar del círculo de élites, ahora hasta los vendedores ambulantes del mercado de verduras y las tías que bailaban en la plaza hablaban de ello. Si no fuera por su hermano Huo Qing que todavía estaba asociado con la familia Jiang, quién sabe qué tan bajo habría caído las acciones de la familia Jiang.

“Dr. Yan tuvo un conflicto con el fallecido antes de su muerte. Entonces, ¿sospecha que el Dr. Yan es el culpable?” Huo Yun dijo con desaprobación a los dos.

El alguacil estaba sudando: “Estamos aquí para comprender la situación”.

“¿Cuál es la hora de la muerte?” El brazo de Huo Qing descansaba en el respaldo del sofá, y Nie Jia estaba sentada a su lado. A primera vista, parecía que Nie Jia estaba envuelto en sus brazos.

El alguacil dijo de inmediato: “La mañana del 17”.

Los ojos de Huo Yun se dilataron. “El Dr. Yan le realizó la operación a mi esposo desde la mañana del 16 al 17. El proceso duró 16 horas. El hospital tiene cámaras de vigilancia disponibles, que pueden confirmar mis palabras. Ustedes dos pueden adivinar, después de 16 horas de cirugía, ¿el Dr. Yan todavía tendría la fuerza para matar?”

“Xiao Yun”. Huo Qing interrumpió a Huo Yun, señalándola con sus ojos y luego Huo Yun se calmó. Huo Qing miró a los policías, su expresión no cambió. “La operación terminó a las dos de la mañana del día diecisiete. Después de eso, el Dr. Yan fue llevado aquí por mí. No hemos salido de la casa desde hace unos días. Hay una cámara junto al lago. Si quieren, ustedes dos pueden ver la grabación”.

El sheriff ya estaba muy nervioso. Escuchó las palabras de Huo Qing y luego dijo: “No es necesario, Sr. Huo. La hora de la muerte del difunto es precisamente a las 0:40am del día 17. El Dr. Yan solo terminó la operación a las dos de la mañana. Es una coartada perfecta. Ahora, simplemente regresaremos”.

Huo Qing asintió levemente y le pidió al ama de llaves que enviara a los dos.

Nie Jia se veía sombrío y se puso de pie. Subió las escaleras sin mirar atrás. “Regresaré primero a la habitación”.

Huo Yun se sorprendió al ver a Nie Jia entrar en la habitación de su hermano e inmediatamente le susurró a Huo Qing: “Hermano, ¿el Dr. Yan está durmiendo en tu habitación? ¿Dónde has estado durmiendo estos días?”

“Habitación de invitados.” Huo Qing apartó la cabeza de Huo Yun.

Huo Yun estaba atónita, y luego siguió preguntando: “¿Yan Yu fue asesinado por usureros?”

“Los usureros no matan a la gente”. Huo Qing se hizo cargo de la carpeta que le entregó su asistente, leyéndola lenta y cuidadosamente.

“Yan Yu tomó drogas y aposto durante su vida, aparte tenía millones de deudas. No es sorprendente que este tipo de persona terminen siendo asesinadas. ¿Por qué deberían sospechar del Dr. Yan? ” Huo Yun estaba muy agradecido con Yan Su, pero ni siquiera sabía cómo pagarle. Para ella era muy difícil permitir que otros le causaran problemas a su salvador.

“Yan Yu ha recibido mucho dinero de Su Su en los últimos dos años. Sus acreedores no estarían dispuestos a matar a una fuente de ingresos como él”. Huo Qing dijo con frialdad. “¿No puedes ver quién movió las cuerdas?”

“¿Te refieres a Jiang Yang?” Huo Yun  lo tenia en mente. Después de todo, toda la ciudad de Yue sabía sobre el enredo de Jiang Yang y el Dr. Yan. “Pero Jiang Yang es solo un hombre de negocios, ¿Cómo se atrevería a hacerlo? Si sale mal, todo habrá terminado …”

En términos de estatus en la ciudad de Yue, si Jiang Yang quisiera matar a Yan Yu, una rata de alcantarilla, podría hacerlo sin que otros lo sepan. Pero, si quisiera salpicar agua sucia sobre Yan Su, tendría que pensarlo dos veces. De lo contrario, se involucraría fácilmente, tal como dijo Huo Yun. Después de todo, el Dr. Yan no era una persona a la que alguien pudiera tocar tan fácilmente. Jiang Yang era ahora el heredero de la familia Jiang. ¿Estaría dispuesto a correr un riesgo tan grande?

“No se atrevió. Y no estaría dispuesto a suicidarse con su propio cuchillo. No es asunto tuyo, no entres ciegamente”. Huo Qing terminó de leer la carpeta y se levantó.

“¿Cómo estoy entrando a ciegas? El Dr. Yan salvó a Shuming. Por supuesto, tenemos que agradecerle. ¿Cómo podemos permitir que otros calumnien al Dr. Yan ante nuestros propios ojos?” Huo Yun lo arrastró hacia atrás con incredulidad y agarró arbitrariamente las carpetas. Al mirar los documentos en la mano de Huo Qing, dijo con tristeza: “¿La compensación que estaba hablando el Dr. Yan son las acciones de la familia Jiang? ¿Una cantidad tan pequeña? ¡Hermano, eres demasiado tacaño!”

“Quiero darle algo más, pero el Dr. Yan no lo quiere”. Huo Qing creció acostumbrado al comportamiento de Huo Yun. Excepto por su hijo y su esposo, no la había visto protegiendo a otros de esta manera. Al verla protegiendo a Yan Su así, Huo Qing se sintió un poco feliz.

Huo Yun hizo una pausa y de repente se dio cuenta: “El Dr. Yan parece haber estado lidiando con Jiang Yang todo este tiempo …”

Huo Qing recuperó el archivo y golpeó suavemente la cabeza de Huo Yun, advirtiéndole nuevamente: “No tiene nada que ver contigo”.

Él simplemente tomó el archivo y subió las escaleras.

Huo Yun sostuvo su cabeza por un tiempo y luego regresó a su habitación. Ye Shuming estaba charlando con Ye Xiaojue. Su hijo había crecido tanto después de cuatro años en coma que se sintió muy abrumado. Ye Xiaojue estaba tan emocionado que le estaba mostrando a su padre las obras de arte por las que había ganado premios en los últimos dos años. Había heredado perfectamente el talento de Huo Yun y maestros famosos le enseñaron cuidadosamente. A temprana edad había ganado numerosos premios. Ye Shuming estaba muy orgulloso.

“Querido, ¿Quién envió la pintura?” Ye Shuming abrazó a Ye Xiaojue en su regazo, mirando las orquídeas fantasma azules en la pared.

Estaba tan bien colgado en la pared que Ye Shuming pensó que era un trabajo premiado de Ye Xiaojue. Pero su hijo dijo que lo envió un tío.

“Jiang Yang lo envió”. Huo Yun se acercó a la cama y sonrió. “¿No te gusta? Lo tomé por la orquídea fantasma. Hablando de eso, fue mi hermano quien gastó el dinero. De hecho, cientos de millones”.

Ye Shuming adivinó el significado oculto detrás de las palabras. Jugó lastimosamente con las yemas de los dedos y dijo con una sonrisa impotente: “Me preguntaba por qué el hermano Qing de repente apoyo el proyecto gubernamental de la ciudad de Yue. Resultó ser el caso”.

“Si no te gusta, simplemente botémosla”. Huo Yun llamó al ama de llaves para que entrara y retirara la pintura. No le gustaba esta pintura tan desordenada, fue colgada solo porque pensó profundamente en Ye Shuming. Ahora su esposo estaba despierto y no quería tener nada más que ver con esta pintura, sin mencionar que no tenía buenos sentimientos por la familia Jiang. Ye Shuming no la detuvo. Huo Yun de repente le dijo con frialdad a la ama de llaves: “¿Cuándo lo vas a devolver?”

****

Era el cumpleaños de Meng Qian. Jiang Yang había planeado su horario incluso antes de su compromiso, para acompañar a Meng Qian en su cumpleaños. Sin embargo, debido a los problemas en el banquete de compromiso, los nombres de las dos quedaron ennegrecidos. Jiang Yang estaba ocupado tratando con la junta directiva. Sin duda, no habría tiempo para acompañar a Meng Qian en este día.

Meng Qian llamó a varios estudiantes con los que tenía una buena relación en la academia de Bellas Artes para que se reunieran en la casa de la familia Jiang. Aunque había habido rumores sobre Meng Qian afuera recientemente, estos estudiantes todavía envidiaban a Meng Qian. No solo firmó un contrato con la Galería de Blackpool justo después de graduarse, sus obras a menudo se vendían al precio de subasta de cientos de miles, y ahora estaba comprometido con Jiang Yang, el hombre más rico de la ciudad de Yue. Incluso cuando estaba estudiando, estaba preocupado por este rico hombre de segunda generación. Incluso si se aprovecharan de sus contactos, ¿Quién no lo envidiaría?

“Meng Qian, reservé un espectáculo para esta noche. ¿Salgamos e invitemos a algunos compañeros en tu cumpleaños?” Li Yue, el heredero del grupo Li, pidió traer a Jiang Yang con él por alguna razón.

Después de la comida, algunas personas se sentaron en el jardín bebiendo té y charlando. Meng Qian se había sentido infeliz estos días. Naturalmente, no le daría cara a Li Yue, su rival de la escuela, pero tampoco tuvo una gran reacción. Simplemente sostuvo el té negro en sus manos y dijo: “No me interesa”.

“Si quieres celebrar felizmente, entonces Meng Qian irá al hospital por la noche”.

“Casi rompes la mano de Meng Qian en la universidad para competir por el primer lugar. ¿Quién olvidaría eso?”

Varios compañeros de clase hablaron sobre Li Yue. Li Yue estaba avergonzado y sintió una especie de ira que apuñaló su corazón. Se puso de pie y miró a Meng Qian. “Meng Qian, ¿no lo sabes? Es mi papá quien me hizo venir porque éramos compañeros de clase. ¿Crees que me gustaría verte? ¿Quién fue el que jugó contigo? ¿De dónde vino tu beca? ¡Tú mismo lo sabes bien!”

Meng Qian dejó la taza de té y dijo con una sonrisa: “Li Yue, hay un dicho que dice que ‘el buen feng shui rota cada 20 años’. Si pides ayuda con esa actitud, regresa y pregúntale a tu padre si es apropiado”.

[N/T: En pocas palabras se refiera a que las cosas cambian y no siempre van a seguir el mismo orden, así que en cualquier momento va a caer y le va a tener que pedir ayuda.]

“¡Nuestra familia Li no pedirá su ayuda incluso si esta en bancarrota!” Li Yue apretó los dientes con resentimiento, odiaba a Meng Qian con todo su corazón.

Li Yue había soñado con convertirse en pintor, pero cuando estaba en la universidad, Meng Qian se lesionó gravemente la mano. Lo acusó falsamente de lastimarlo, y Li Yue perdió su única oportunidad de una beca. Finalmente, la beca cayó en manos de Meng Qian. A pesar de todo, fue humillado por toda la escuela debido a su delicado estatus de ‘segunda generación rica’ y, finalmente, su padre lo obligó a abandonar la universidad y seguir el negocio familiar.

Sabía que todo eso era un buen espectáculo dirigido e interpretado por Meng Qian. Después de tantos años, Li Yue todavía le guardaba rencor.

“Por supuesto que es bueno”. Meng Qian dijo con una sonrisa. “Quiero decir, tu quiebra”.

Li Yue estaba tan enojado que le faltaba el aire, agarró su abrigo y estaba a punto de irse. Cuando se levantó, casi chocó con la ama de llaves de la residencia Jiang.

La ama de llaves llevó a una extraño hacia ellos y le dijo a Meng Qian: “Esta es la ama de llaves Xue de la casa Huo. Vino a buscarlo”.

“Sr. Meng, esto es lo que la Sra. Huo Yun me ordenó que le enviara”. La señora Xue colocó una caja ancha y plana envuelta en papel de regalo especial sobre la mesa frente a Meng Qian.

“¿La señorita Huo Yun lo envió?” Meng Qian se sintió sorprendido. “¿De Verdad?”

La ama de llaves Xue respondió con una sonrisa decente: “Sí, la señorita me dijo que debía entregárselo personalmente y ver que lo abriera”.

Li Yue se detuvo con incredulidad. Por supuesto que sabía quién era Huo Yun. Ella era su musa[1]. A pesar de sus logros artísticos, también era una princesa inalcanzable. ¿Cómo podría Huo Yun favorecer a Meng Qian? ¿Incluso preparando regalos de cumpleaños en persona?

Al ver a Li Yue congelarse, un compañero de clase dijo de inmediato: “A la señorita Huo le gustó mucho tu pintura. Al ver la forma de este regalo, ¿devolvió una pintura hecha por ella misma? Meng Qian, ábrelo y muéstranos rápidamente. La señorita Huo Yun no ha pintado desde hace cuatro años. Dios, ¿¡qué tan cara es esa pintura!?”

Las mejillas de Meng Qian estaban sonrojadas por la emoción, pero nunca esperó que Huo Yun lo favoreciera tanto. En ese momento, la aceptación de Huo Yun de su pintura lo había emocionado durante unos días y ni siquiera dormía bien. ¡Debe decirle a Jiang Yang estas buenas noticias!

Pero cuando Meng Qian abrió el paquete, su rostro palideció.

En la caja estaba la orquídea fantasma comprada por Jiang Yang y entregada a Huo Yun hace dos años. Esta pintura lo hizo famoso y le dio todo lo que tenía e hizo de Jiang Yang lo que era ahora. Pero ahora, al verlo, Meng Qian sintió que la sangre de su cuerpo se había enfriado en un instante, como si lo desnudaran y lo arrojaran al hielo y la nieve.

Varios compañeros de clase se miraron avergonzados, Meng Qian puso apresuradamente la foto en la caja y se la tiró a la ama de llaves.

Li Yue arqueó las cejas y le preguntó a la ama de llaves Xue: “¿Este es el regalo de cumpleaños que la Sra. Huo Yun le dio a Meng Qian?”

La señora Xue sonrió: “Este ciertamente no es un regalo de cumpleaños. La señora dijo que no le gustaba este mal trabajo, así que me pidió que se lo regresara al señorito Meng. Ahora que el Sr. Meng lo ha recibido, me despediré”.

“Deberías volver con cuidado”. Meng Qian se sonrojó, se puso de pie y sonrió de mala gana, mirando con una sonrisa mientras la ama de llaves se alejaba.

Li Yue se rió fuertemente, se puso el abrigo por encima del hombro. Cada sílaba que pronunció cayó sobre el rostro de Meng Qian como una bofetada.

Varios compañeros de clase se sintieron avergonzados y perdidos.

“¡Despide a los invitados!” Meng Qian apretó los dedos, mirando las lágrimas de Li Yue y le dijo enojado a la ama de llaves.

Li Yue hizo un gesto cortés con la mano y se secó las lágrimas del rabillo de los ojos, diciendo: “No, no, no me despidas, no es necesario, iré solo. Meng Qian, deberías recordar el dicho de feng shui. No tienes que pedirme que nos veamos en el futuro”. No pudo evitar burlarse. Apretó su mano contra sus labios y se alejó riendo.

La cara de Meng Qian estaba tan roja que parecía que iba a explotar en cualquier momento. Se sintió enojado y se dejó caer en la silla. No sabía lo que significaba para Huo Yun devolver su pintura, y no se atrevió a adivinar. No se atreve a decirle a Jiang Yang. Fue por esta pintura que el Sr. Huo proporcionaría fondos a Jiang Yang. Si el Sr. Huo retirara los fondos debido a esta pintura, Meng Qian ni siquiera se atrevería a pensar en las consecuencias.


[1]. Cuando Li Yue dice que Huo Yun es su musa se refiere a que es su inspiración, la mayoría de diseñadores, artistas etc … suelen tener una musa.

Perdón si este capítulo se siente algo pesado, realmente es un poco complicado, si se pregunta si Li Yue es hombre o mujer, no es el único… los lectores chinos tambien estaban en plan ʕʘ‿ʘʔ Aunque creo que ni el autor lo tiene claro jsjsjs a veces usaba ‘él’ (Tā 他) y otras veces usaba ‘ella’ (Tā 她).


⪡Cap 7⪢ ⪡T.D.C⪢ ⪡Cap 9⪢

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s