Un perezoso y un espíritu de árbol

UPYEA Capítulo 4

06.

Como un árbol de mil años, Lin Sen tenía una habilidad especial: podía controlar el tiempo de madurez de las planta con facilidad.

Al principio, Lin Sen no sabía el uso de esta habilidad en la sociedad humana. Más tarde, después de ser mencionado por un espíritu zorro que era popular en la comunidad, Lin Sen abrió una florería.

No había necesidad de abastecer la tienda. Cualesquiera que fueran las flores que el cliente quisiera, podría cultivarlas en minutos, crecían grandes y espléndidas.

Lin Sen también utilizó algunas  técnicas fascinantes para crear nuevas especies hermosas. Con este truco, el negocio de la floristería continuó bastante bien.

Su Lan se cansó de dormir en la habitación de atrás y fue a la tienda para dormir.

A veces se quedaba dormido y cuando abría los ojos, se encontraba rodeado de flores y un aroma fragante.

Lin Sen siempre escondía su rostro detrás de los racimos de flores.

Una vez, Su Lan se despertó para encontrar toda la habitación llena de rosas rojas.

Lin Sen hizo todo lo posible para no parecer incómodo. “Bueno, hoy es el día de San Valentín”.

Su Lan giró lentamente la cabeza hacia un lado, apoyó la nariz contra una rosa y respiró hondo. “Está bien … fragante … ah … el día de San Valentín … es … qué … qué …”

Lin Sen se apresuró. “¡El día de San Valentín es un día especial donde dos personas que se quieren lo pasan juntas! ¿No leíste la información que preparé para ti?”

Su Lan se frotó los ojos lentamente. “Yo … leí … diez … líneas … un … día … está bien …”

Lin Sen se tensó. “¿Cuándo vas a leer el resto de las cuatrocientas noventa y nueve?”

Su Lan levantó lentamente su mano y le dio unas palmaditas en el hombro, durante treinta segundos enteros, y dijo: “No … te preocupes … nosotros … espíritus … no … en vejemos …”

Lin Sen miró la cara bonita y linda y sonrió. “Supongo que estas en lo correcto.”

“Umm”

“Su Lan, quiero decirte algo”.

“¿Hmm?”

Lin Sen respiró hondo y fue directo. “Me gustas, quiero besarte”.

Las mejillas de Su Lan se tiñeron lentamente a un tono rojizo. Luego, lentamente enterró su rostro en sus brazos, aparentemente tímido, acostado sobre la mesa. El no habló.

Lin Sen sonrió, se sentó a su lado y le acarició la pierna con el dedo del pie. “¿Bueno, qué piensas? ¿Quieres estar juntos esta noche?”

“Zzzzz …”

“…”

Las rosas en la tienda se marchitaron.


⪡Cap 3⪢ ⪡T.D.C⪢ ⪡Cap 5⪢

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s